in Translation

CarmenGuest blog entry by Carmen, Translator for EU Spanish at CSOFT

Last week, when we congratulated the Juvenes Translatores winners, commenter and Translation Studies teacher, Eugenia, kindly shared an article about why students in Spain are choosing Translation Studies over others areas of study. Word got around, and the article was passed to Carmen, our fabulous in-house Spanish-English translating fashionista. Realizing how relevant the article was to her own experiences, Carmen decided to share her thoughts on the situation:

Leer el artículo que Eugenia nos recomendó la semana pasada ha sido casi como hacer un viaje en el tiempo. Casualmente, yo también empecé la carrera de Traducción e Interpretación en otoño de 2005 y podría haber sido una de las estudiantes encuestadas en el estudio de la profesora Calvo. Seis años después, ya no me acordaba de lo que era una nota de corte y prácticamente había olvidado también los motivos que me llevaron a escoger la carrera de Traducción e Interpretación en primer lugar. Conforme iba leyendo, todos estos recuerdos han vuelto de golpe. Me identifico por completo con esos estudiantes de primer año que no sabían muy bien lo que querían, pero que se sentían atraídos por la perspectiva de viajar al extranjero, conocer gente de todo el mundo, y que tenían siempre la palabra “ONU” rondándoles la cabeza.

La carrera de Traducción e Interpretación no lo tiene fácil. Atrae a estudiantes con expectativas y niveles de idiomas muy dispares. Satisfacer todas esas expectativas y necesidades de formación es casi imposible. No cabe duda de que un acercamiento por parte del profesorado hacia las perspectivas que los alumnos tienen sobre la carrera ayudaría a diseñar planes de estudios más realistas y atractivos. También es necesario prestar más atención a los servicios de orientación profesional y asesoramiento al alumnado. Como señala el artículo, mis compañeros y yo fuimos rebajando nuestras expectativas sobre salidas profesionales a lo largo de la carrera, y el último año estábamos convencidos de que nos esperaba un futuro cuanto menos incierto. Terminó la carrera y muchos de nosotros no sabíamos qué hacer ni a dónde ir. Tras cuatro años de carrera, todavía no teníamos muy claro qué era lo que queríamos hacer ni, aún peor, qué podíamos aportar al mercado laboral.

Related:  Machine translation is improving, but can it replace humans?

Creo que este artículo es un gran paso adelante en esa aproximación hacia el alumnado que tanto necesitan los estudios de Traducción e Interpretación. De entre todas las conclusiones expuestas al final del mismo, me gustaría centrarme en una de ellas: la necesidad de una diversificación de las carreras cuyo elemento principal es la enseñanza de idiomas. Quizá la solución resida en crear nuevos estudios de Lenguas Aplicadas a distintos campos (economía, derecho, ciencias…) mientras que los estudios de Traducción e Interpretación pasen a ser exclusivamente estudios de postgrado. Creo que, de esta forma, se atraería a un alumnado más seguro de sus preferencias y con una formación previa específica que, una vez acabado el postgrado en Traducción e Interpretación, tendría más posibilidades de éxito en la inserción en el mercado laboral.

Quiero aprovechar la oportunidad para agradecer a ambas profesoras sus esfuerzos por entender las expectativas de los alumnos de Traducción e Interpretación y por hacer una llamada de atención sobre los problemas (¡y las muchas posibilidades!) que presenta la carrera tal y como está concebida hoy en día.

¿Cómo decidiste que querías ser traductor/a? ¿Tienes alguna idea o experiencia que quieras compartir con nosotros?

Born and raised in Valencia, Spain, Carmen joined the localization world as lead translator for EU Spanish, and being a self-proclaimed perfectionist, she is committed full-time to QA. She is in love with Beijing for a number of reasons (food and loud underground music being two of them), and also has a mild to severe online shopping addiction.

Leave a Comment

Comment